3 platos típicos de Semana Santa y dónde probarlos

image1
Anterior
Siguiente

Semana Santa ya está aquí, y con su llegada varios chefs recuperan recetas típicas de esta temporada. Son platos clásicos que se crearon originalmente para aportar un poco de alegría gastronómica a esta época, marcada por la sobriedad y la abstinencia de comer carne, pero que han pervivido hasta nuestros días y que podemos seguir disfrutando hoy. En este post repasamos las tres más populares y os proponemos algunos de los restaurantes de Madrid y Barcelona donde podréis degustarlas…

 

Sopa de ajo

La sopa de ajo, o sopa castellana, debido a su origen castellano-leonés, es un caldo popular que tiene muchas variantes dependiendo de cada región (a la andaluza, a la aragonesa, a la navarra…) pero que fundamentalmente está hecho a partir de la cocción lenta de ingredientes austeros: agua, pan duro, ajo, laurel, aceite, pimentón y huevo escalfado. Durante siglos ha sido un plato típico de Semana Santa que se tomaba casi a cualquier hora del día para coger fuerzas para las procesiones.

Si queréis vivir una experiencia gastronómica ancestral probando una auténtica sopa de ajo en Madrid podéis ir, por ejemplo, a alguna de las míticas tabernas madrileñas centenarias como La Bola (Bola, 5), donde preparan sus pucheros de sopa castellana con huevo y jamón cocinada en carbón de encina o a Casa Labra (Tetuán, 12) donde sirven su tradicional sopa de ajo al vuelco.

En Barcelona os recomendamos visitar Gorría (Diputació, 421), uno de los templos de la cocina vasco-navarra de la ciudad, que tiene a la sopa de ajo como uno de sus entrantes clásicos, o el Asador de Burgos(Bruc, 120), donde en su carta de invierno podréis probar la sopa castellana o una también recomendable cazuelita de alubias.

 

Bacalao

Si tuviéramos que elegir al ingrediente más representativo de las recetas de Semana Santa, el bacalao sería el protagonista. Ajoarriero, al pil pil, confitado, a la vizcaína, a la brasa, rebozado, seco… la creatividad gastronómica vinculada a este pescado, tradicionalmente barato y conservado en salazón, es realmente inabarcable.

Aunque Portugal también es uno de los maestros culinarios de este alimento, el bacalao ha estado siempre estrechamente ligado a la cocina vasca (desde que aprendieron de los vikingos el arte de curarlo en el siglo X). Es por ello que si estos días queréis ser fieles a la tradición del bacalao no podéis dejar pasar la ocasión de visitar los siguientes restaurantes:

En Madrid, Goizeko (Villanueva, 34), en el Hotel Wellington, es uno de los referentes de la alta cocina vasca en la capital, un clásico entre los clásicos. Si buscáis un ambiente más informal y familiar, podéis probarDantxari (Ventura Rodríguez, 8), un restaurante con buena materia prima, elaboraciones clásicas con buen punto y resultados sobresalientes.

En Barcelona os sugerimos Taktika Berri (Valencia, 169), el que muchos conocen como el mejor vasco de Barcelona, ubicado en el Eixample, o Ipar Txoko (Mozart, 22), una entrañable taberna en el barrio de Gràcia. Además, ambos restaurantes están en Macarfi Premium, así que si sois miembros, disfrutaréis de gastroexperiencias exclusivas en ellos sólo para vosotros.   

 

Torrijas

Las torrijas son el dulce por antonomasia de Semana Santa. Sólo en Madrid, según la Asociación de Pasteleros, ¡este año se venderán hasta cuatro millones de unidades! Las teorías sobre su origen gastronómico son dispares, pero tiene bastante fundamento la hipótesis de que era un postre muy energético para la época de cuaresma, que además era barato de preparar en los hogares porque se aprovechaba el pan duro sobrante.

Además de las pastelerías, hay bastantes restaurantes que incluyen en sus cartas este delicioso postre.

En Madrid os recomendamos probar la versión de Íñigo Pérez, también conocido como Urrechu, el chef vasco que regenta el restaurante homónimo (Urrechu – C/Barlovento, 1, 28223 Somosaguas, Madrid), que cada año hace su original reinterpretación de este clásico.  Y por otro lado, no perdáis ocasión de visitar el restaurante de cocina fusión  Bacira (Castillo, 16) para degustar su torrija caramelizada con sopa de vainilla y lemoncillo con helado de canela.

En Barcelona, dos nombres de cocina de autor destacan asociados a este postre. Por un lado, Rafa Peña, con la exquisita torrija que puede degustarse en su Gresca Bar, el hermano informal de su restauranteGresca (Provença, 230). Y por otro, Albert Ventura, el joven chef del restaurante Coure (PJ Marimon, 20), cuya torrija con helado de toffee también ha dejado encandilados a cientos de comensales de la city. Por cierto, si sois de Macarfi Premium, en Coure los mediodías y noches de martes a sábado tenéis un menú degustación en exclusiva por 50€.

Share this news: